Skip to main content

Estres Laboral

1. ¿QUÉ ES EL ESTRÉS EN EL TRABAJO?

Aunque parezca una palabra de moda, el estrés es un mecanismo programado genéticamente en nuestros antecesores para ayudarlos a combatir y/o huir de las amenazas de su entorno. Este mecanismo hace que se incremente la producción de las dos hormonas necesarias para la actividad física, aumentando nuestro ritmo cardiaco, la presión sanguínea y el metabolismo.

De alguna manera, por tanto, el estrés puede ser un elemento de ayuda, estimulándonos a afrontar nuevos desafíos. Sin embargo, a cierto nivel, puede superar las capacidades del individuo, produciendo síntomas tanto psíquicos como físicos que hay que evitar.

El estrés puede estar relacionado con muchos factores: personales, sociales, económicos, etc.; y, cómo no, con el trabajo. Los estudios han demostrado que existen claras conexiones entre trabajo y estrés. El hecho de que la mayoría de nosotros dediquemos una proporción cada vez más grande de nuestras vidas a trabajar también indica que el trabajo juega una parte esencial en nuestro estrés total.

Concretando podríamos definir el estrés en el trabajo de la siguiente manera:

"El estrés en el trabajo es un conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento a ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido, la organización o el entorno de trabajo. Es un estado que se caracteriza por altos niveles de excitación y de angustia, con la frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación"
(Comisión Europea, 2000)

2. ¿CUALES SON SUS PRINCIPALES CAUSAS DEL ESTRÉS LABORAL?

Los estudios han encontrado que el estrés en el trabajo es debido a un desajuste entre los trabajadores y las condiciones de trabajo, el contenido de la tarea y la estructura de la organización.

Aunque el estrés en el trabajo puede ser provocado por un amplio rango de factores, siguiendo a la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, las causas más comunes serían:


-La falta de control sobre el trabajo que se realiza.
-La monotonía.
-Plazos ajustados.
-Trabajar a alta velocidad.
-La exposición a la violencia.
-Condiciones de trabajo físicamente peligrosas.


Otro enfoque complementario para clasificar algunos de estos factores de estrés relacionados con el trabajo (basado en el modelo de "demanda-control-apoyo" de Karasek y Theorell y Johnson y Hall) señala que si las exigencias relacionadas con el trabajo son tan elevadas que el trabajador no puede hacerles frente, o si éste no se encuentra en situación de ejercer influencia en aspectos importantes de sus condiciones de trabajo y de poder adaptarlas, la situación genera estrés y puede aumentar la velocidad a la que se producen los procesos corporales de desgaste, conduciendo probablemente a un mayor riesgo de enfermedad o fallecimiento. Por el contrario, aun si las exigencias son igual de elevadas, si la organización del trabajo permite al trabajador ejercer un cierto nivel de control, el resultado de la combinación es un desafío.

Un tercer factor modificador es la cantidad y calidad del apoyo social que brindan los superiores y compañeros. Cuando existe y es adecuado, puede "amortiguar" parte del potencial estresor generado por la combinación de altas exigencias y bajo control. Si es escaso o falta, o si el entorno socio-profesional se caracteriza por la discriminación o la intimidación, se añade un nuevo factor de estrés a los ya existentes.

3. ¿QUE IMPLICACIONES TIENE EL ESTRÉS LABORAL PARA LA SALUD?

-Enfermedades cardiavasculares
La combinación de una alta presión psicológica y de poco margen de maniobra para decidir en el trabajo tiene como resultante un aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular o de muerte debida a ésta.
-Riesgo de Cáncer
El estrés relacionado con el trabajo contribuye a que se den diversos comportamientos, a su vez relacionados con el cáncer, que, secundariamente aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad.
-Ansiedad y depresión
La ansiedad suele formar parte de las reacciones de estrés de muchos trabajadores mientras que la depresión clínica, limitada por la predisposición individual a los trastornos anímicos, es menos frecuente. Con todo, aun en ausencia de una depresión clínica confirmada, la tristeza y la aflicción y sus comportamientos asociados conducen con frecuencia a la baja por enfermedad, a consultas médicas y a otros tipos de petición de ayuda.
-Enfermedades gastrointestinales
Muchos de los síntomas de úlcera péptica se dan frecuentemente en casos relativos a estrés laboral de dispepsias funcionales. El síndrome del colon irritable, con sus dolorosos espasmos del intestino grueso, es una reacción bastante común frente al estrés relacionado con el trabajo.
-Enfermedades musculoesqueléticas
La combinación de tensión muscular (causada por factores de estrés relacionados con el trabajo) y los múltiples traumatismos de partes del sistema musculoesquelético (causados por condiciones ergonómicas insatisfactorias) puede contribuir a la aparición de dolor musculoesquelético frecuente, duradero e invalidante.

Por supuesto no todas las personas sometidas a estrés sufrirán estas enfermedades. Existen determinantes de la susceptibilidad individual al estrés relacionado con el trabajo y a la enfermedad tales como:

-Una personalidad altamente comprometida, competitiva y con una gran sensación de urgencia,
-La incapacidad de hacerle frente a las situaciones difíciles de forma exitosa,
-Las condiciones socioeconómicas, etc.
-Otros son la edad (los adolescentes y los trabajadores de edad avanzada tienden a ser especialmente vulnerables),
-Las discapacidades físicas y
-La combinación de género y circunstancias socioeconómicas que caracterizan a las familias monoparentales.

4. ¿COMO PREVENIR EL ESTRÉS?

La Ley determina la responsabilidad legal del empresario así como los principios aplicables a la prevención de riesgos laborales, incluidos los de naturaleza psicosocial. Aun así, es frecuente la percepción de que los factores psicosociales constituyen realidades excesivamente complejas y difíciles de entender, y que las intervenciones preventivas requieren a veces cambios de la organización del trabajo que, como es conocido, son una competencia empresarial.

Para solucionar el problema debemos evaluar los riesgos, analizar sus causas y actuar sobre éstas. Existen unos pasos que los empresarios deben seguir para reducir el estrés en el trabajo. Implicar a los agentes sociales en este proceso supone un componente clave para el éxito.

A continuación se subrayan los principales pasos para conseguirlo:

4. 1. Evaluar los riesgos

Los factores de riesgo a evaluar son:

-"Clima de trabajo" de la organización y cómo ésta aborda el estrés en el trabajo.
-Demandas tales como la sobrecarga de trabajo y la exposición a riesgos físicos.
-Control: Cuánta influencia tiene los trabajadores sobre el modo de hacer su trabajo.
-Relaciones personales.
-Cambio: Cómo se gestionan y comunican los cambios de organización.
-Función: Si los trabajadores comprenden sus funciones y los comportamientos que de ellos espera la organización y el grado en que los posibles malentendidos son evitados.
-Factores individuales: Atender a las diferencias individuales.
-Apoyo social por parte de los compañeros y superiores.
-Formación para dotar a los trabajadores de las habilidades necesarias para realizar su trabajo.

4. 2. Analizar el impacto de este riesgo en los trabajadores

Seremos vulnerables dependiendo de la presión a la que estemos sometidos en un momento dado. Los factores identificados previamente nos ayudarán a determinar quién corre el riesgo de padecer estrés.

¿Qué grupos o individuos corren más riesgo de padecer estrés?
¿Qué medidas se están tomando ya?
¿Son suficientes estas medidas?
¿Qué más es preciso hacer?

4.3. Posibles soluciones

4.3.1. "Clima laboral" de la organización:

¿Existe una comunicación abierta, apoyo y respeto mutuo? ¿Se valoran las opiniones de los trabajadores y sus representantes?

De no ser así, la comunicación debería mejorase.

4.3.2. Función:

Las distintas funciones o conductas esperadas de un trabajador, ¿entran en conflicto entre sí o, por el contrario, son ambiguas?

El personal debería tener claramente definidos sus roles y responsabilidades.

4.3.3. Demandas:

¿Es la carga de trabajo de la plantilla demasiado elevada o demasiado baja? ¿Poseen los trabajadores las capacidades necesarias para realizar sus tareas? ¿Cómo es el entorno físico (ruido, vibración, ventilación, luz, etc.) y social (violencia, etc.)?

Deben dotarse suficientes recursos si existen problemas, por ejemplo, debería volver a jerarquizarse la prioridad de las tareas.

La formación que recibe el personal debería permitir a los trabajadores realizar sus tareas deforma competente.

4.3. 4. Control:

¿Tienen los individuos suficiente participación en definir la manera en que llevan a cabo su trabajo?

El personal debería tener control para planificar su propio trabajo y para tomar decisiones sobre cómo debe acabarse el trabajo y cómo solucionar problemas.

Los puestos deberían enriquecerse de modo que el personal pueda utilizar sus habilidades en su beneficio. Es esencial un entorno de apoyo.

4.3.5. Relaciones:

¿Cómo son las relaciones entre los compañeros y entre compañeros y superiores? ¿Y las relaciones entre superiores y mandos intermedios?

Deben estar disponibles procedimientos para ocuparse de comportamientos inaceptables. Debería desarrollarse una cultura donde los departamentos confíen los unos en los otros y reconozcan sus aportaciones.

4.3.6. Cambio:

¿Están los trabajadores preocupados por su situación de empleo? ¿Están confusos a causa de cambios en el lugar de trabajo y por el significado que éstos tendrán sobre ellos?

Debe darse al personal la oportunidad de influir en los cambios hace que se impliquen más.

4.3.7. Apoyo, formación y factores individuales:

¿Hay una adecuada introducción para nuevos empleados y para aquellos cuyas funciones han cambiado? ¿Hay apoyo social? ¿Son tenidas en cuenta las diferencias individuales?

Debería proporcionarse "feedback" (información de retorno) y estimular al personal, incluso cuando las cosas salen natal. Implicar al personal y valorar la diversidad.

Deberían fomentarse las actividades de promoción de la salud en el lugar de trabajo, así como un equilibrio sano entre vida y trabajo.

5. ¿QUE SE DEBE HACER CON EL REGISTRO DE LOS PRINCIPALES RESULTADOS?
Es una buena práctica registrar los principales resultados de la evaluación y compartir la información con los empleados y sus representantes. Esto ayuda a controlar los progresos.

6. ¿CADA CUANTO SE DEBE REPETIR LA EVALUACIÓN?
La evaluación debería revisarse siempre que se produzcan cambios significativos en la organización. Se debería consultar de nuevo a los trabajadores y comprobar la repercusión de las medidas tomadas para reducir el estrés en el trabajo.

"TRABAJE SIN DESGASTARSE"

Enlace relacionado con el estres laboral http://www.cdc.gov/spanish/docs/99-101sp.html

Popular posts from this blog

Analisis de Vulnerabilidad

Lo primero que se debe hacer en un análisis de vulnerabilidad es la evaluación de la amenaza, que en la mayoría de los casos, se realiza combinando el análisis probabilístico con el análisis del comportamiento físico de la fuente generadora, utilizando información de eventos que han ocurrido en el pasado y modelando con algún grado de aproximación los sistemas físicos involucrados.

En otras palabras, para poder cuantificar la probabilidad de que se presente un evento de una u otra intensidad durante un período de exposición, es necesario contar con información, la más completa posible, acerca del número de eventos que han ocurrido en el pasado y acerca de la intensidad que tuvieron los mismos.

Es importante diferenciar la amenaza del evento que la caracteriza, puesto que la amenaza significa la potencialidad de la ocurrencia de un evento con cierto grado de severidad, mientras que el evento en si mismo representa al fenómeno en términos de sus características, su dimensión y ubicación…

Advertencia sobre patrones continuados de exposición a mercurio

El mercurio metálico es una sustancia química peligrosa que puede causar serios problemas de salud. Es importante que el público entienda que la exposición a corto o a largo plazo al mercurio metálico puede causar serios problemas de salud.

La exposición humana al mercurio metálico ocurre principalmente al respirar aire contaminado. Otras formas de mercurio se pueden absorber bebiendo agua contaminada, comiendo alimentos (generalmente pescado que contiene mercurio) y teniendo contacto con la piel.

En niveles altos, mercurio metálico puede perjudicar al sistema nervioso y a los fetos en desarrollo. Otras formas de mercurio pueden dañar otros órganos. Aún a niveles bajos, mercurio metálico puede causar problemas de salud.

La exposición al mercurio metálico puede causar daño antes de que se presenten síntomas.

Una vez emitido al medio ambiente, es muy difícil de eliminar. Si se deja desatendido y hay riesgo de exposición, puede causar efectos peligrosos en la salud humana

Efectos psicologicos de un desastre como el de Haiti

Un desastre natural, una inundación, un atraco, un incendio, un accidente... A veces para convertirse en víctima del trastorno de estrés postraumático sólo basta ser testigo de un hecho terrible.

Los efectos psicológicos pueden manifestarse inmediatamente en cualquier persona y a cualquier edad, o permanecer dormidos durante meses.

De hecho, los expertos distinguen entre el tipo agudo del trastorno -que se manifiesta entre uno y tres meses después de ocurrido el evento traumático- y el latente, que puede aparecer por lo menos a los seis meses desde el evento que lo desencadena.

En algunos casos, los síntomas pueden producirse incluso décadas más tarde.

En escenarios de tragedia como el de Puerto Príncipe (Haití), los efectos psicológicos ya se sienten entre la población. Un informe de la ONG Plan Internacional, divulgado esta semana, indicó que los niños haitianos afectados por el terremoto de hace 20 días despiertan -entre cuatro y seis veces- cada noche a causa de las "horribles p…